Don Pedro Manuel Arévalo Changanaquí fue un hombre cabal: amigo, trabajador, padre, esposo, abuelo; fue un hombre de Fe.
Desde sus días en Bellavista, su barrio de juventud, se incubaba en él las ganas de salir adelante, de trabajar duro por sus ideales y por la familia que ya proyectaba.
Gran trabajador en la industria de la pesca, acudió al boom y el declive de esta actividad, dejando una gran enseñanza entre todos sus compañeros de trabajo que hasta hace poco lo frecuentaban y que lo van a recordar por su lealtad, sinceridad, responsabilidad, su voz clara y rotunda, pero sobre todo por su AMISTAD.

Cabeza de una familia unida y fecunda en muchos aspectos: sus valores de AMISTAD, FE, RESPONSABILIDAD y COMPAÑERISMO se ven reflejados en sus hijos; en un tiempo en el que es costumbre recibir de los padres smartphones, tablets, consolas de videojuego o el último artilugio tecnológico para tapar nuestro déficit emocional como papás o mamás; don Pedro apostaba por la familia reunida en la mesa, en los cumpleaños, saliendo a comer todos juntos, contando las mismas historias de siempre que ahora se recordarán por siempre.

Hombre de Fe: participando en la comunidad parroquial (hablando, caminando, acompañando y haciendo), acudiendo a la eucaristía dominical, cumpliendo los sacramentos, asistiendo a las misas de difuntos y los entierros de la gente conocida y poco conocida; la enseñanza que reciben sus hijos y nietos es una de las mayores que una persona puede recibir: la FE vivida plenamente, no de discursos, sino de acciones.

Hombre de familia: más de 50 años al lado de la misma mujer que una vez desposó y que le dio cinco hijos, hijos reflejo de su labor como padres: son amigos leales, compañeros sinceros, grandes trabajadores, amantes de su familia, con la Fe en el centro de sus corazones.

Don Pedro Manuel Arévalo Changanaquí… descanse en paz, no ha vivido en vano.

Sus restos mortales fueron velados en el Salón Santo Toribio de su Parroquia Jesús Divino Maestro, urb. Huacho. El entierro es previsto por hoy, domingo 18 de noviembre por la tarde.

JUAN M. TORRES GIRALDO.
ESPOSO DE KARIM (hija de don Pedro) y PAPÁ DE CARLITOS (nieto de don Pedro).